Misericordia V

25 de octubre
Jueves XXIX

Ef 3, 14-21 Doblo las rodillas ante el Padre pidiendo

Que por los tesoros de su gloria os conceda robusteceros en lo profundo de vuestro ser, que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, que el amor sea vuestra raíz y vuestro cimiento; así, con todos los santos, lograréis abarcar lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo; así llegaréis a la plenitud según la plenitud total de Dios.
Hago esta oración por mí, por vosotros. Y en el fondo del abismo me embarga el vértigo de saberte vida total y plenitud eterna.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Misericordia V”

  1. Longitud, amplitud, anchura y profundidad
    cercanía, intimidad, ternura y respeto.
    Amor sin tiempo, invariable e intenso
    Amor que conoce al que te conoce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *