Mirad a mi siervo

2 de abril
Lunes Santo

Isaías 42, 1-7 Mirad a mi siervo

Mirarte. Contemplare. Embeberme en la mirada con que tú me miras para entrar en la profundidad desconocida de la admiración. Préstame tus ojos; Señor, para verte sin verte, para gustarte ciego, para escucharte en la suavidad amorosa de tu palabra que me acaricia. Tu gracia en mí tus ojos imprimen. Por eso te miro, siervo sufriente, salvador del mundo, y estremecido te adoro y comparto tu dolor por la humanidad herida.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Mirad a mi siervo”

  1. Señor, siendo inocente has pasado un calvario.
    Mírame con compasión, que yo pueda seguirte .
    Que en mi vida sea fiel testimonio, del Amor derramado en la Cruz.
    ¡Te necesito Señor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *