Mi hijo

4 de febrero
Lunes IV

2s 15, 13-14.30; 16, 5-13 Ya veis, un hijo mío, salido de mis entrañas, intenta matarme

¡Qué constatación desolada la de David! La propia carne se levanta contra uno, y busca su destrucción. La carne del hijo, del hermano, de mi propia familia; la carne de aquello que es fruto de mi amor, de mi esfuerzo, de mi trabajo, de mis proyectos, de mis sueños; en un momento dado lo que he dado a luz se vuelve tinieblas, me sume en la noche,  y me deja desconcertado, sumido en el dolor. Y ahí recibo la llamada para ir, desde ahí, a un más allá de amor generoso.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *