Matrimonio

6 de junio
Jueves IX

Tobías 6, 10-11; 7,1.9-17; 8, 4-9ª Haznos llegar juntos a la vejez

Muchos de los novios que celebran el matrimonio eligen esta lectura, emocionados por esta petición de Tobías y Sara. Es tu Palabra, Señor, la que misteriosamente llega a la boca de los que normalmente no se dirigen a ti en la oración, de los que apenas son conscientes de los que significa que el matrimonio dura para toda la vida, en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días, hasta la muerte. De esta manera misteriosa te haces presente en su deseo, apenas percibido, y a mí me abres a la intercesión por ellos. Ábrelos al misterio de tu amor.

06.06

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

4 opiniones en “Matrimonio”

  1. Bailas en torno a mi la danza de amor
    bailo en torno a ti la danza de tu amor.
    El universo entero gira y gira
    en mi baile enamorado, eterno.

  2. El amor mantiene en pie a los valientes, levanta a los caídos y alimenta cuando nada existe
    El amor enriquece, vacía e impulsa el movimiento
    Por amor nacemos y morimos
    Por amor caminamos buscando más amor

    p.d. Qué foto más bonita

  3. Me uno al comentario de Beatriz ¡que foto más bonita!.
    ¡Que dulzura!, ¡que cariño se mastica!, ¡que amor más grande!.
    Llegar juntos a la vejez, unidos en lo bueno y en lo malo, apoyandonos en el dolor y compartiendo la alegría. Secar una lágrima, brotar una sonrisa, escuchar una palabra. Unidos en la salud y en la enfermedad, en las alegrías y en las penas, unidos en tu nombre, Señor, unidos bajo tu mirada, unidos para llegar a tu amor, el que tú nos enseñaste a compartir.
    Siempre juntos bajo tu protección.

  4. Para reír, pensar y volver a reír: respondía hace poco un gringo, casado algunas décadas, ante la pregunta de cómo lo habían (con su esposa),conseguido. Decía: hubo de todo, pasamos de todo y pensamos en todo, hasta en el asesinato, pero jamás en el divorcio. Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *