María V

25 de mayo
Miércoles V de pascua

Jn 15, 1-8  Permaneced en mi y yo en vosotros

Como los sarmientos unidos a la vid; porque vale más un día en tus atrios que mil en mi casa; permanecer en ti, Señor y dador de vida. ¿Adónde iré lejos de tu aliento? ¿Adónde escaparé de tu mirada? Unido a ti, como el agua al vino. Unido a ti, en el Padre y en el Espíritu Santo. En tus manos, Señor, permanezco como un niño en brazos de su madre.

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “María V”

  1. ¡Señor,que regalo tan grande nos hace de permanecer en nosotros!
    Aun sabiéndome indigna lo deseo, si tienes que podar,hazlo,te lo ruego.
    Quiero seguir tus huellas, hacer visible tu Rostro, siendo coherente en mi vida.

  2. Tu palabra nos ofrece hoy una elección aparentemente imposible: la vida o la muerte… hasta ese límite llega la confianza y la libertad que nos das.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *