Magnificat

22 de diciembre
III sábado de adviento

Lc 1, 46-56 Proclama mi alma la grandeza del Señor

Rezar el magníficat contigo, María, virgen llena de luz, virgen que sueñas caminos, virgen que estás a la espera, virgen que sabes que el niño, que derribará a los poderosos de su trono, está muy cerca. Unido a María proclamar tu grandeza, escuchar en su seno los latidos de su corazón, y abrirme a tu carne estremecida.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Magnificat”

  1. Rezando el magnífica, me uno a María, y agradezco a Dios sus regalos, la vida, le fe, su amor ,su misericordia. Puedo decir que él siempre mira mi bajeza, para ser mi luz. ¡¡Gracias Madre!!

  2. Rezar el magnificat contigo, contigo María mientras esperas el nacimiento del Salvador, es alabar a Dios por las gracias recibidas, adorar su nombre, amar su palabra, aceptar su voluntad divina, hacerse pequeña ante su grandeza, proclamar su nombre, sentir su llamada y contemplar su presencia.
    Hoy para mí el magnificat será mi oración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *