Madre de Dios

1 de enero de 2015
Santa María Madre de Dios

Lc 2, 16-21 María conservaba todas estas cosas en su corazón

Deseo conservar durante este año, Señor, en mi corazón tu presencia; deseo conservar tu Palabra, que son dichos de luz y de amor, que acarician mi ser con la dulzura de tu venida; deseo que cada día me bendigas, me protejas, ilumines tu rostro sobre mi y me concedas tu favor. Deseo que me entregues ya de vero.

01.01

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Madre de Dios”

  1. En este año que hoy comienzo te ruego Señor, me ayudes a imitar a María, sabiendo conservar en mi corazón todo lo que tú me pidas, pero sobretodo impregnarme de tu Palabra. Que Ella guie y de la Paz a toda la humanidad.

  2. Déjame, Señor, como María, conservar todas estas cosas en el corazón. Conservar tu venida, conservar tu niñez y tu pobreza. Conservar ese amor tan grande al quererte hacer como yo para así poder acercarme mejor a ti. Déjame, Señor, conservarte a ti, tenerte cerca, tenerte presente, poder verte en el prójimo, en el amigo. Déjame, Señor, dejarme acariciar, dejarme querer por ti en tu voluntad. Quiero, como María, conservar todas estas cosas en el corazón. Que ella sea mi ejemplo y mi guía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *