Luz y salvación

4 de abril
Viernes II de Pascua

Salmo 26 El Señor es mi luz y mi salvación

Se va adentrando tu Pascua en el espesor de lo cotidiano, Señor, y tengo que pararme para repetir con más conciencia el versículo de este salmo, que llena de tu claridad mi día, que me hace estallar en el deseo de desear tu vida: tú eres mi luz y mi salvación, tu eres la defensa de mi vida, una cosa te pido, gozar de tus dulzuras en medio de mis amarguras, contemplar tu rostro en el país de la vida, que es cada día que me ofreces como luz y salvación, unido a ti.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Luz y salvación”

  1. Salmo precioso para llevar hoy a nuestro corazón y a nuestra oración.
    Jesús resucitado es mi luz, mi salvación, mi defensa, mi consuelo en los momentos difíciles, mi apoyo, mi compañia.
    Nada me da miedo, a nada temo porque Jesús se pone delante de mí para decirme que no tenga miedo porque Él ha vencido a todos los males y está ahi.
    Señor, que no deje de ver tu luz para llevarla a mi vida, esa luz que me hace contemplar tu rostro resucitado en estos días de la Pascua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *