Lugar solitario

5 de septiembre
Miércoles XXII

Lc 4, 38-44 Al hacerse de día, salió a un lugar solitario

Parece una contradicción, pero es así lo que nos narra tu Evangelio: curas a los enfermos que te llevan al anochecer, pasas sanando y haciendo el bien…y al hacerse de día, en las horas que se suponen de mayor actividad, te retiras a un lugar solitario, para orar, para gustar de la intimidad con El que te ha enviado a sanar los corazones afligidos, a anunciar el reino de Dios. Hazme gustar de esta intimidad, Señor, en soledad silenciosa, llena de amor, contigo.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Lugar solitario”

  1. ¡¡Jesús, va siempre por delante en nuestras vida!!
    Lo digo con plena convicción, con la certeza de vivirlo.
    Sé que siempre está atento a los que lo necesitamos y depositamos nuestra confianza en él, pero también a los que no lo conocen, Él hace siempre el bien a todos.

  2. Señor, ayúdame. A encontrar un lugar solitario en el bus de transporte inundado de ruido, en la oficina saturada de actividad, en el hogar lleno diálogo y TV, en la calle aplastada por peligros y tránsito. Regálame Señor un poco de tu desierto. Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *