LLega mi amado

21 de diciembre
Feria de Adviento

Cantar 2, 8-14 ¡Oíd!

¿Qué más quiero escuchar hoy que tu Palabra que me narra llena de poesía la delicia de tu venida?

“¡Oíd, que llega mi amado, saltando sobre los montes, brincando por los collados! Es mi amado como un gamo, es mi amado un cervatillo. Mirad: se ha parado detrás de la tapia, atisba por las ventanas, mira por las celosías.
Habla mi amado y me dice: “¡Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí! Porque ha pasado el invierno, las lluvias han cesado y se han ido, brotan flores en la vega, llega el tiempo de la poda, el arrullo de la tórtola se deja oír en los campos; apuntan los frutos en la higuera, la viña en flor difunde perfume. ¡Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí! Paloma mía, que anidas en los huecos de la peña, en las grietas del barranco, déjame ver tu figura, déjame escuchar tu voz, porque es muy dulce tu voz, y es hermosa tu figura.”

12.21

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “LLega mi amado”

  1. Que el viento se detenga, las flores no comenten y los pájaros no bailen:
    mi amado llega
    Que todo ruido cese, el cuerpo duerma y el corazón descanse:
    mi amado habla
    Que los ojos no miren, los labios callen y los oidos se cierren:
    ¡mi amado vive!

    Que solo el arrullo de su voz inicie el movimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *