Llanto

30 de enero
Martes IV

II Sam 18,9-10.14b.24-25a. 31-9,3 ¡Absalón, hijo mío, hijo mío Absalón, quien me diera haber muerto en tu lugar!

El llanto del amor herido. El dolor desgarrado de un padre que perdón al hijo que planea su muerte. El ofrecer la vida en sustitución. El desconsuelo sin fin. Y así, en medio de lo humano, Señor, apareces, te muestras, nos muestras cómo actúas en nuestra historia, en lo recóndito de nuestros corazones, en sus pasiones, en nuestra existencia, que es puro don tuyo.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Llanto”

  1. ¿Cuánta vida y cuánta muerte hay en el roce de una mano?

    2Sm 18, 9-10.14.24-25.30-19,3 ; Mc 5, 21-41

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *