Limpio

26 de junio
Viernes XII

Mt 8, 1-4 Si quieres puedes limpiarme
Dicho con fe, con confianza, con la seguridad de que estoy en ti y que tú buscas la manera de hacerme cada vez más tuyo, de purificarme. Si quieres puedes limpiarme, aunque no sé cómo me limpias, cómo vas moviendo mis resortes internos para hacerme radicalmente tuyo, desde el centro de mi ser, desde las corrientes más internas que mueven mi vida. Porque si ti, Señor, nada puedo. Sólo tú puedes limpiarme.

0626

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Limpio”

  1. Esta tarde Señor en la Euraristía recordaba esta honda reflexión que se me quedó resonando cuando la leí esta mañana y, es verdad: solo tú puedes limpiarme. Y entonces, solo sé decirte gracias, desde la certeza de que te haces pan para esto, para purificar célula a célula todo mi ser y disipar todo lo que es ajeno a ti, para calarme con tu amor hasta los tétanos, para ser mi alimento, para devolverme la vida, tu vida, para dejarme yo en tus manos porque tù eres mi Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *