Leproso

14 de enero
Jueves I
Mc 1, 40-45 Si quieres puedes limpiarme

Siempre vuelvo a las mismas frases, a las misma oraciones, porque tocan lo más profundo de mi ser. Acercarme a ti, Señor Jesús, y confiarte mi lepra, mi limitación, lo que corroe mi cuerpo y lo va putrefactando. Se que tú…Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme. En ello confío. Y lo harás en el momento pondrás oportuno.

01.14

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Leproso”

  1. Esta es también mi súplica Señor, si quieres puedes limpiarme. Hay tanta lepra en mi vida y tanta lepra en el mundo, lepra de insolidaridad, de opresiòn, de abandono… Sin comprender, hoy pienso en la gente de Haití… y contemplo tu respuesta, compadecido extendiendo tu mano para tocar el mal que nos duele y sanarnos. Te pido que nos duela la lepra de nuestros hermanos y acudamos a ti para que tu mano nos limpie.

  2. XHTML «‘A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa’. Se levantó y, al instante, tomando la camilla, salió a la vista de todos» (Mc 2,11-12

    Jesús sabía que iban a criticarlo,no obstante hace el bien, no le importa el juicio ajeno.
    Muchas veces Señor nos paralizamos por el que dirán. Te pido la gracia de no hacer caso a los hombre,sino a lo que Tú me pidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *