Lengua

18 de febrero
Sábado VI

Sant 3, 1-10 La lengua es una chispa

Que puede, con tanta facilidad, prender fuego y abrasar y abrasarme. Dice Santiago en esta lectura que la lengua es dañina, inquieta, cargada de veneno mortal.  Con ella maldecimos a los hombres, creados a semejanza de Dios.

Dame, Señor, una lengua para bendecir. Bendecir a los demás, bendecirte a ti. Dame control sobre mi lengua, que nunca sea una espada afilada que dañe a nadie.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Lengua”

  1. ¡Cuánto daño se puede hacer con la lengua!, ¡cuánto dolor en algunas palabras!, ¡cuánta amargura sin controlar para vaciar la rabia, la envidia… sin pensar en el que escucha!
    Señor, que mi lengua sirva para bendecir, enseñar, consolar, acompañar, orar… Nunca para herir, nunca para hacer llorar porque mi lengua siempre ha de contar lo que de ti escucho y aprendo, y lo que de ti escucho y aprendo es, sencillamente, AMOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *