La pastora

22 de julio
Domingo XVI
Lc 10, 38-42 Andas inquieta y nerviosa con tantas cosas. Solo una es necesaria

Quiero escucharte esta mañana, Señor, y dejar que tu reproche resuene en medio de mis ajetreos, de mis desazones, de mis agobios, de mis inquietudes, de mis nerviosismos, de ese pequeño mundo de circunstancias, tan insustancial, pero que determina tanto el ritmo de mi vida en tantas ocasiones. Escucharte decir: “solo una cosas es necesaria”. Y ahí estás tú.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “La pastora”

  1. Marta y María abrieron su casa a Jesús. Las dos le hicieron sentirse esperado, deseado, querido. Las dos le ofrecieron descanso.
    Hoy, para mí, las dos quieren decirme algo, una con sus ajetreos, y otra con sus ojos y oídos abiertos al Señor.
    Hoy quiero descansar, sentarme, pararme a escucharle a Él y pedirle que sepa encontrarle entre los trajines y preocupaciones cotidianos para que solo una cosa sea necesaria. JESÚS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *