Inmaculada

8 de diciembre
La Inmaculada Concepción de María
Ef 1, 3-6.11-12 El nos eligió en la persona de Cristo, antes de la creación del mundo

Recito lentamente el himno de los efesios, poniendo delante de mi la figura de la Inmaculada, contemplando a María. Bendecida con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Sana e irreprochable en el amor. Destinada, en la persona de Cristo, a ser hija, y madre del Hijo, para que la gloria de su gracia, que tan  generosamente  nos ha concedido, redunde en alabanza suya.  María, tan sencilla y humilde, tan llena de Dios.

12.8

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Inmaculada”

  1. ¡¡Gracias Madre por tu Fiat!!

    No le pusiste ningún obstáculo a que Dios entrara en tu vientre. Por eso todas las generaciones te llamamos Bienaventurada.

    Madre enséñanos a ver y hacer la voluntad de Dios.

    Gracias Luis por tu meditación. Josefa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *