Hombre de fe

26 de septiembre
Domingo XXVI
1 Tim 6, 11-16 Practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza

Antes de hacer esta exhortación Pablo nos interpela: hombre de Dios. Se supone que si soy un hombre de Dios me deben adornar estas palabras que hoy intento comprender desde el mismo corazón de tu palabra. ¿Qué significan para mí estas cosas? ¿Cómo las vivo? ¿Cuál de ellas elijo en estos momentos, para esta semana que comienza? Vivirlas y practicarlas es combatir el buen combate de la fe. Que así sea.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Hombre de fe”

  1. ¡Deseo ser de Dios!
    Para practicar esta exhortación que nos hace San Pablo, debo tener mi fe bien alimentada con la escucha de la Palabra y vivirla con las obras. Si me pongo a elegir lo que nos interpelas Luis, escojo la Fe, para nutrirla más y hacer de ella mi bandera en mis obras, de caridad, paciencia y delicadeza.
    ¡Buen domingo a todos!

  2. Hoy hago mías y para mí las palabras de Pablo a Timoteo y me pregunto como practico yo la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia y la delicadeza, como vivo y que significan para mí estas cosas.
    Soy hombre de Dios, El será quien con su ejemplo, su palabra y su amor me haga fácil la tarea de ser para los demás una persona que acompañe, entienda, escuche, ame y sonria igual que el Señor hace conmigo cada día.
    Vivir y practicar estas cosas es combatir el combate de la fe. Que así sea.
    Gracias Nano tengo mucho que combatir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *