Gracia VI

25 de octubre
Viernes XXIX

Rm 7, 18-25 ¿Quién me librará de este cuerpo preso de la muerte?

Sé muy bien que no es bueno eso que habita en mí, es decir, en mi carne; porque el querer lo bueno lo tengo a mano, pero el hacerlo no. Entonces, si hago precisamente lo que no quiero, señal de que no soy yo quien actúa, sino el pecado que habita en mí. Cuando quiero hacer lo bueno me encuentro inevitablemente con lo malo en mis manos.
La experiencia de Pablo es universal. Me reconozco. Me vuelvo a ti. Líbrame de mí mismo, Señor.

1025

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Gracia VI”

  1. Es cierto que soy muy débil, que tropiezo con frecuencia, pero quiero superarme siempre, poniendo toda mi confianza en la gracia de Dios. Con él me supero día a día. ¡¡Gracias Señor por tu paciencia!!

  2. “Señor, ¿cómo nos encontraremos
    al declinar el día
    si tu camino no es nuestro camino?
    Deténte con nosotros;
    la mesa está servida
    el pan caliente y envejecido el vino.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *