Gracia I

20 de octubre
Domingo XXIX

Lc 18, 1-8 Cómo tenían que orar sin desanimarse

A Moisés se le cansaban los brazos, de tenerlos en alto para interceder por el pueblo, y por eso Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado. Pero el desánimo no es cansancio físico, solo, sino acedía, galvana, aburrimiento, inconstancia, falta de generosidad, búsqueda de uno mismo. Orar sin desanimarse es comprender que tú oras en mí, que la oración es tuya, y que tú nunca te desanimas, que tú más allá de todo me amas y me sostienes. La oración no es cosas mía, sino tuya, como la misericordia y la fidelidad. Gracias.

1020

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Gracia I”

  1. Muchas veces nos olvidamos que Dios está siempre dentro de nuestros corazones, él nos asiste y nos ayuda a invocarlo constantemente. Es la fuerza de su Espíritu.
    Dios y Padre, te amo en todas las cosas, pienso que si suceden algo, es una lección que aprender. No quiero solo pedirte cosas, quiero mucho más agradecer tú gran Amor por la humanidad. Que nos ayudes a no cansarnos y mantener siempre nuestras manos en alto, sabiendo que tú nos las sostienes. Confío en ti.

  2. I think other website owrens should take this site as an model, very clean and great user genial layout. It is the sign of a week mind to be unable to bear wealth. by Seneca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *