Gloria

24 de abril
Martes III de Pascua
Hech 7, 512,-8, 1 Vio la gloria de Dios

Esteban, judío de nacimiento, ve lo impensable para un judío, lo inconcebible, lo que hace morir a hombre que lo pretende: tu Gloria, Señor. Esteban, lleno de espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios. Fijar la mirada, contemplar, mirar a lo alto de donde viene la luz, entrar en lo profundo, donde reside tu espíritu Santo en mí, y comenzar a ver en lo habitual el rastro de tu gloria. Entre nosotros.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *