Genealogía de Jesús

17 de diciembre
Feria de Adviento

Mt 1, 1 Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahám

Todos los años, al llegar a este evangelio, lleno de nombres de hombres y mujeres, me estremezco. Jesús, el Cristo, hunde sus raíces en nuestra historia, es carne de nuestra carne, está entre nosotros, a lo largo de generaciones y generaciones que han ido preparando su venida. Hombres y mujeres como tú y como yo…y tú y yo hundimos nuestras raíces en Jesús, de donde también arranca nuestra vida. A través de generaciones y generaciones, un sin fin de humanidad, Cristo  ha llegado hasta ti, hasta mí. Damos gracias a Dios por ello.

Abenduak 17- Abenduko III astehelena.

 

Mt.1,1. Jesusen, Daviden Seme, Abrahamen Semearen genealogia.
 

Urtero Ebanjelioko zati hau irakurtzean , emakume eta gizonen izenez beterikoa, dardaratu egiten naiz. Jesusek, Kristo, gure historian sustraitzen da, gure haragiaren haragia baita, gure artean dago, gizal eta gizaldiak prestatu dute haren etorrera. Zu eta no bezelako gizon-emakumeak…Zuk eta nik ere, Jesusengan sustraitzen gara. Harengan sortzen da gure bizitza. Gizaldiz-gizaldi, amaigabeko gizon-emakumeen bitartez, Kristo, zureganaino iritsi da. Zureganatu da. Eskerrak, Jainkoari!

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Genealogía de Jesús”

  1. El Señor, se anonado, se hizo pequeño
    Para que tú y yo seamos grandes.
    Se confundió con la prole
    Se perdió en el horizonte,
    Para que tú y yo eleváramos la vista
    Sin perderlo de vista, nos confundiesen
    Y formáramos una gran familia,

  2. Jesús tiene un árbol genealogico como todos nosotros. El mismo Dios se ha ido enraizando de generación en generación para hacerse hombre como nosotros. Y Él sigue viniendo cada Navidad y esa genealogía sigue haciéndose grande y grande.
    Dios nace en el seno de una familia como la nuestra. Yo quiero ser su familia, quiero ser una hoja de ese árbol genealogico, esperarle, acogerle y enraizarle en mi vida, y luego el fruto de ese árbol podré repartirlo a mi alrededor.
    En María se hace realidad Jesús. De su vientre nos llega el Salvador. Con su SI se enraizó Dios en la tierra. Yo también te doy las gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *