Eunuco

30 de abril
Jueves III pascua

Hech 8, 26-40 Había ido en peregrinación a Jerusalem

Y volvía cantando, deseoso de conocerte de manera verdadera como único Señor, pues te quería amar con todo su corazón, con toda su mente, con todas sus fuerzas. No sabía como hacerlo y se puso a leer tu Palabra… intuía que en ella estaba la fuente de la vida. El eunuco se encontró al apóstol, que le explicó la escritura, y le anunció el evangelio de Jesús. Se conmovió,  se convirtió y siguió su viaje, lleno de alegría. Si me olvido de ti, Jerusalem, que se me pegue la lengua al paladar.

0430

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Eunuco”

  1. Tu Palabra… cuantas veces busco mis respuestas en Ella, y cuantas necesito a alguien que me ayude a comprenderla y a desgranarla. Gracias Padre por enviarnos Tu Palabra, y por hacernos sensibles a ella, es el mayor don que podemos recibir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *