Epifanía IV

9 de enero
Jueves después de epifanía

Mc 6, 45-52 Ánimo, soy yo, no tengáis miedo

Ánimo, porque he soplado mi aliento y te he constituido en mi amor, te he coronado de gloria y majestad. Ánimo porque estoy contigo todos los días hasta el fin del mundo. Ánimo porque eres mío y tu ser permanece donde no hay ladrón que lo pueda robar, ni polilla que lo pueda deteriorar, eres mi tesoro, en el que derramo misericordia. Ánimo, no temas cuando pienses ver un fantasma, no te sobrecojas, ¿dónde está el fantasma? Yo estoy en ti, soy tu.

01.09

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Epifanía IV”

  1. Tengo toda mi confianza puesta en ti Señor.
    Sé que siempre me asistes en toda las dificultades de la vida.
    ¡¡Te amo con todo mi corazón!!

  2. Míralo, míralo, míralo y no dejes de mirarlo, solo así tus ojos reflejarán su rostro

  3. “Animo, soy yo, no tengais miedo”. Me dejo acariciar por esta voz de Jesús cuando mi barco se hunde, cuando el fantasma del miedo aparece en mi vida, cuando la presencia de un mal me angustia el corazón.
    Señor, ya no hay fantasmas, no hay peligro, tú estás ahí siempre pendiente de mis miedos, apareces sujetandome cuando me hundo y me animas a seguir, a no llorar, a no pararme aunque me esté hundiendo en el pozo. No me faltes nunca, Señor, no dejes que me aleje de tu mano protectora porque, seguir yo sola, no puedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *