Epifanía I

6 de enero
Epifanía del Señor

Is 60, 1-6 Entonces lo verás

Porque al contemplarte como tú eres, Dios nuestro, amor de los amores, seremos para siempre semejantes a ti y cantaremos eternamente tus alabanzas. Te manifiestas oculto en la carne de un niño, en el que nos haces amanecer a la vida. Te manifiestas y mi corazón se ensancha, porque me tienes envuelto en el velo de tu luz, en la dicha de tu gloria inaccesible. Te adoro, Señor, me postro ante ti, te regalo mi oro, mi incienso, mi mirra.

01.06

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *