Epifanía

 

6 de enero
Epifanía

Mt 2, 1-12 Y cayendo de rodillas, lo adoraron

En un acto de profundo amor. Tras ponerme en camino, tras seguir la luz que pones en mi interior y que en el corazón ardía, tras encontrarme a los Herodes que amenazan la vida  y que tratan de engañarme con el oropel de su poder, tras atisbar tu luz en la noche, tu claridad de mediodía, tras llenarme de inmensa alegría por saberte sin saber cómo, te encuentro siempre en el regazo de María y te adoro. Y te regalo mi oro, mi incienso y mi mirra. Amén.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Epifanía”

  1. ¿Quién no es capaz de reconocerte Señor?
    Creo que los que no te buscamos con un corazón abierto y necesitado.
    Hoy, mi gratitud por tú manifestación a todos los pueblos de la tierra.
    A mi también te me manifiestas en cada momento de mi vida.
    Te adoro, te bendigo, te pido la paz, esa que solo Tú sabes dar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *