Entrada I

18 de diciembre
IV Domingo de adviento
Lc 1, 26-28 El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad

Siempre, Señor, estás entrando en nuestro espacio, en nuestra tierra, en nuestra ciudad, por nuestras calles, en nuestras casas, hasta lo más íntimo de nuestra morada, en lo más profundo de nuestro corazón. Siempre nos estás mandando mensajeros de tu amor, mensajeros que nos invitan a la alegría de sabernos escogidos por ti, escogidos para salvarnos.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *