Enemigos

16 de junio
Martes XI

Mt 5, 43-48 Amad a vuestro enemigos

Estamos en las mismas que ayer. Tú, con el Sermón de la Montaña, removiendo la conciencia, haciéndome caer en la cuenta. ¿Puedo decir que tengo enemigos? ¿Qué personas me resultan poco simpáticas, o albergo sentimientos de agresividad hacia ellos? ¿Enemigos ideológicos, políticos,de concepciones distintas de la vida? ¿Cómo puedo hacer para amarles? ¡Tantas preguntas…!

0616

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Enemigos”

  1. Amad a vuestros enemigos….Sabíamos que no era fácil seguirte en tu camino a la cruz, cargar cada día con ella y convertir nuestra vida desde dentro, donde solo Tú llegas y habitas, amar a quien nos hace bien es sencillo y conveniente, pero que esfuerzo cuesta? sin embargo amar a quien me hiere, a quien me calumnia, a quien me intenta perjudicar es la muestra de Tu Amor y la única forma de cambiar este mundo en el que vivimos. Ayúdame a pensar en todas las veces que yo te he ofendido y las otras tantas que tu me has perdonado porque me amas. Amen.

  2. ¿Como puedo hacer para amar a mis enemigos?. ¿Tengo enemigos?. ¿Por que son enemigos?:
    ¿Porque no piensan como yo?, ¿porque quiero estar por encima de ellos?, ¿porque me molestan si progresan más deprisa que yo?. ¿porque son más importantes, más inteligentes, más brillantes, más simpáticos, ¿porque han triunfado en todo y yo en nada?. ¿POR QUE?. ¡Tantas preguntas!

  3. MI gran enemigo es mi esposo con quien he mantenido diferencias por largos año. Siempre me pregunte ¡porque? y lo que encontre fue una tremenda pasiòn por la Bibliay por mi postraciòn a Dios, Note un rechazo profundo y empece a ver en el una gran soberbia y un deseo de enemistad tremenda por parte de èl. no solo eso, sino que empece a percibir la presencia demoniaca en mi vida,no visible pero si perceptible, lo pude palpar por su olor nauseabundo. Han pasado los años y despues de una separaciòn, en la que deje de amarlo completamente, Dios lo trae de vuelta a mi. Èl me ha enseñado a orar por èl “toma mi dolor para que el salga a la luz”, me ha llevado a tratarlo con un amor nuevo,como a rescatarlo de su vida de pecado. He vuelto con èl, porque amandolo como lo amo, no puedo dejar de hacerlo, y èl ha respondido positivamente. No soy casada por la iglesia y ese es mi pecado, pero estoy postrada a Dios para llegar muy pronto a eso. El sacerdote guia me aconsejo que no volviera con èl porque el pecado de fornicaciòn,pero siento que Èl me llevò al paseje Biblìco de David, èl tomo el pan sagrado solo disponibles para los sacedote en situacion apremiante, lo mismo lo dice la historia de Macabeos donde no les permitìa hacer nada el dia sàbado, pero èl lucho en defensa de su vida un dìa sàbado violando la ley de aquel tiempo. No insto a la desobeiencia de nuestro sacerdote, sino que Dios tiene un plan y Èl lo inspira y lo insta en tu voluntad. No se si esta experiencia tenga relaciòn con el tema propuesto, lo que dejo claro queen nuestra inclinaciòn a Dios y el servicio nos ganamos enemigos,y estos enemigos seràn redimidos en nustros sufrimientos junto al calvario de Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *