En tu pecho florido

18 de mayo
Sábado VII de Pascua

Jn 21, 20-25 El mismo que en la cena se había apoyado en su pecho

Como el discípulo amado he querido estar apoyado en tu pecho a lo largo de toda esta Pascua. He estado en ti y en otros muchos regazos que me sacan de ti y me llevan por extraños vericuetos alejados de tu Pascua, de tu muerte y resurrección en el amor. Me sé discípulo amado y querido por ti. Se me llamado: “Tú, sígueme”. Hombre débil y de muchos años de cerrazón, que lo confía todo a tu misericordia. Entregado y rendido. Apoyado en tu pecho, entre las azucenas olvidado.

05.18

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “En tu pecho florido”

  1. Galopa mi corazón
    en la montura de tu amor
    al sentir en tu pecho
    el aroma de tu flor

  2. Quiero serte fiel, es mi deseo.
    Sé que cuento con la gran misericordia que me tienes.
    Te ruego que aumentes mi fe, y yo haga de corazón lo que me pides;Tú, sígueme

  3. Estar apoyada en tu pecho, llenarme de tu amor entregado en la cruz, inundarme de la alegría de reconocerte resucitado, sintiendo el calor de tu cercanía. Estar apoyada en tu pecho hoy para recibir al Espíritu Santo, para recibir tu espíritu.
    Señor, que el calor de tu pecho me haga llenarme del espíritu de tu amor.
    ¡Ven Espíritu Santo!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *