facebook twiter

En mi debilidad

20 de julio
Domingo XVI

Rm 8, 26-27 El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad

Y la debilidad es tan manifiesta, Señor, tan palpable, tan imbricada en mi propia existencia, que solo puedo acudir a ti. Cierto es que no se pedir lo que me conviene, que por eso tu Espíritu intercede por mí con gemidos inefables, y me hace pedirte lo que sé que me das siempre: tu gracia y tu perdón, tu fortaleza y tu descanso, su amor.

07.20

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 20 Julio 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 1740 visitante(s)

1 comentario »

  1. Comment by Josefa.G, enviado el 20 Julio 2014 a las 9:53

    ¡¡Gracias Señor!! Tú Espíritu siempre me guía, me ayuda a superas mis flaquezas, a poner toda mi confianza en Ti.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .