En cualquier lugar

22 de septiembre
XXV Domingo

Am 8, 4-7 Quiero que sean los hombres los que recen en cualquier lugar

Hazme oración en todo momento y en todo lugar: que mi mente se silencie y se vacié para ti, que mi cuerpo dance sin fin para alabarte, se postre para adorarte, abra su corazón para acogerte, desnude sus entrañas para desposeerse de todo lo que no seas tú. Que rece estando de camino y sentado, en la cama y levantado, en mi cuarto, en el templo, en la ciudad, en el metro, en el monte, en la playa, en el bosque, en el mar, junto al enfermo, junto a quien se siente solo y desamparado, en la inmensidad del desierto. Hazme oración en Ti, Señor.

09.22

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “En cualquier lugar”

  1. Toca ya mi roca con tu vara de serpiente
    deja que brote el caudal de llanto escondido
    desde la creación del mundo, volcán de lágrimas,
    que inunde el mar, el cosmos, tanto dolor, tanto mal,
    libera mis desiertos, hazlos fecundos en ti.

  2. ¡¡Hazme oración en Ti, Señor!! Me uno a la súplica.
    Deseando que mi corazón, sea siempre una esponja dónde estés siempre Tú.
    Yo necesito ese encuentro diario contigo Señor.

  3. Hacer de mi vida una continua oración. Señor, que al llevarte a mi lado mi vida se convierta en una oración silenciosa cuando hable, cuando escuche, al andar y al trabajar, al comer y al descansar, al llorar y al reir… y así en cualquier lugar. De esa manera podré transmitir a los que me rodean que tú eres oración, amor y cercanía. De esa manera mi vida estará llena de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *