Discípulo

10 de julio
Sábado XIV

Mt 10, 24-33 Un discípulo no es más que su maestro

No soy digno, Señor, de desatar las correas de tus sandalias. Y si tú, el Señor, el maestro, te has hecho pobre…¿cómo puedo ser yo rico? Si te has puesto en el lugar de los últimos…¿cómo puedo querer ser de los primeros? Si te has hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz…¿cómo pretendo vivir buscando ante todo mi voluntad, esquinando la cruz? Preguntas para poner ante ti, a la luz de tu amor y tu mirada llena de misericordia.

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Discípulo”

  1. Quiero estar siempre con mi corazón abierto para que tú dispongas de él, no seré nunca más que Tú, ya que todo lo recibo de ti Señor. Señor, hazme ver lo que debo hacer,decir y vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *