Discípulo y maestro

15 de julio
Sábado XIV

Mt 10, 24-33 Un discípulo no es más que su maestro

Y tú eres el maestro, que nos has lavado los pies, que has muerto en la cruz por amor, que nos has enseñado el sendero de la vida, el camino que conduce a la verdadera libertad. Para que ya no vivamos para nosotros mismos, sino para ti, que por nosotros has muerto y resucitado, has enviado al Espíritu Santo. Que tu Espíritu me invada y me haga en ti.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Discípulo y maestro”

  1. Señor,concédeme la gracia de desaparecer en ti.Quiero mirar con tu mirada de compasión y misericordia,te necesito.;que mis palabras sean eco de las tuyas,y que mi corazón ame con amor perfecto como tú quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *