Dios vivo

1 de septiembre
XXII Domingo

Hb 12, 18-19.22-24 Os habéis acercado a la ciudad del Dios vivo

Eres un Dios vivo, un Dios de vida, un Dios que te haces presente en mis días y en mis noches, en las que despierto antes de los levantes de la aurora salgo a buscarte. Te encuentro en mis murallas, en mis calles, en mis plazas, en mi alcoba interior, en los jardines, fuente de mis aguas, eres tú, Señor, Dios mío. Amaré al Señor con todo mi corazón, con todas mis fuerzas, con toda mi alma, con todo mi ser.

09.01

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Dios vivo”

  1. Volvemos a reencontrarnos después del descanso.
    Nos hemos acercado a la ciudad del Dios vivo. En ella vimo, en ella despierto y en ella duermo, junto a Dios camino. En la ciudad del Dios vivo pongo mi vida, mi trabajo, mi familia, mis alegrías y mis miedos.
    Yo, Señor, también te amo con todo mi corazón, con todas mis fuerzas, con toda mi alma y con todo mi ser. Que sepa dar a los demás este amor que de ti recibo. Gracias por amarme y abrirme las puertas de tu ciudad al acercarme.

  2. Estos dias de vacaciones han sido de reencuentro contigo Señor… he recuperado ratos para hablar contigo y pedirte ayuda para mi dia a dia GRACIAS por dejar que te encuentre caminando a mi lado como un buen amigo y consejero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *