Dios

27 de febrero
Miércoles II de cuaresma

Salmo 30 Tú eres mi Dios

Así es. Tú eres mi Dios. Solo procedo de ti. Solo voy a ti. Solo tú Señor, eres el lote de mi heredad y mi copa. Mi suerte está en tu mano. Mi corazón es una acequia en tus manos, me conduces, me cobijas, mi fortaleza, mi escudo, mi refugio, mi consuelo, mi creador, mi salvador. Me quedo en silencio, suspendido, ante tanta verdad: tú eres mi Dios y Señor.

02.27

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

4 opiniones en “Dios”

  1. ¡Tú eres mi Dios! Te lo digo de corazón.
    En mi vida no existe nadie más que Tú.
    Guíame siempre por tus caminos, no dejes que me desvíe de la verdad.

  2. Así es. Tú eres mi Dios… Tú eres mi fuerza, mi descanso, mi paz… Tú eres el bastón donde me apoyo, los brazos en donde me cobijo, la mano que me recoge cuando caigo, la caricia que me consuela, la sonrisa que me llena, el amor que no se acaba… Tú eres mi Dios, el que me quita los miedos, el que me hace más fuerte… Sin ti, Señor, no sería nada, no podría nada… Tú eres mi Dios y Señor… Ahora me quedo en silencio a tu lado y te escucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *