Dime una palabra

31 de diciembre
Octava de Navidad

Jn 1, 1-18 En el principio ya existía la Palabra

Tu palabra, cada día. Dime una palabra, Señor, y quedaré sano. Tú la vid de la palabra, yo el sarmiento inserto en ti, por tu misericordia. Con tu palabra me das vida. Tu palabra me baña, me refresca, me ilumina, me acuna, me sube, me baja, me sondea, me redime, me atrapa, me alcanza, me deja, me lleva al desierto, me teje en el silencio, me desteje al despertar la aurora, ensancha el espacio de mi tienda, me hace caminar por las alturas, me conduce hasta la luz de tu mirada, me deja en el asombro inesperado, en la raíz admirada, en el silencio habitado.

12.31

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *