facebook twiter

Dime una palabra

31 de diciembre
Octava de Navidad

Jn 1, 1-18 En el principio ya existía la Palabra

Tu palabra, cada día. Dime una palabra, Señor, y quedaré sano. Tú la vid de la palabra, yo el sarmiento inserto en ti, por tu misericordia. Con tu palabra me das vida. Tu palabra me baña, me refresca, me ilumina, me acuna, me sube, me baja, me sondea, me redime, me atrapa, me alcanza, me deja, me lleva al desierto, me teje en el silencio, me desteje al despertar la aurora, ensancha el espacio de mi tienda, me hace caminar por las alturas, me conduce hasta la luz de tu mirada, me deja en el asombro inesperado, en la raíz admirada, en el silencio habitado.

12.31

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 31 Diciembre 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 2541 visitante(s)

No hay comentarios »

Todavía no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .