Despiertos

 

28 de noviembre
Sábado XXXIV

Lc 21, 34-36 Estad siempre despiertos

Termina el tiempo ordinario, el día a día de lo cotidiano, de lo diario, de lo común. Donde no hay nada especial en relación contigo, si no fuera porque cada día es especial, porque cada día es también adviento, navidad, cuaresma y pascua, memoria tuya, fiesta y solemnidad. Porque cada día pones en nosotros el querer acogerte y el obrar como hijos tuyos. Despiertos, cada mañana, para ti. En tu nombre, Señor, vivimos, nos movemos y existimos.

 11.28

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Despiertos”

  1. Hoy último día de este año litúrgico, Jesús nos insiste en que estemos alerta.

    Y la mejor forma de hacerlo es en la oración, medio por el cual estamos unidos a él.

    El hombre que permanece en las manos de Dios nada ni nadie lo amedrenta, sabe en quién ha depositado su confianza y de quien le viene toda Gracia.

    Un cordial saludo Luis, sigue ayudándonos a empezar un nuevo año en el Señor. Josefa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *