Despiertos

1 de diciembre
Sábado XXXIV

Lc 21, 34-36 Estad despiertos

Estemos despiertos, en vela, vigilantes, con una actitud atenta a lo que está sucediendo a nuestro alrededor, a los acontecimientos sociales, económicos, políticos, que muchas veces se nos presentan con tintes apocalípticos. Estemos despiertos, con los ojos abiertos y el corazón dispuesto, pues en todo ello estás tú, Señor Y Salvador nuestro, viniendo y llamándonos a estar en ti.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Despiertos”

  1. No dejes, Señor, que los agobios de la vida, que los problemas del día a día, que los miedos por la situación actual… me emboten la mente. Dejame estar despierta, atenta y serena para comprender que detrás de todo estás tú mirándome, hablándome, queriéndome, consolándome. Solo estando despierta podré escuchar tu llamada y saber que debo hacer ante los problemas que me rodean, ante la angustia del que sufre, ante la soledad de los que no tienen nada.
    Señor, mantenme despierta a tu palabra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *