Desnudos

8 de febrero
Jueves V semana

Gn 2, 18-25 Los dos estaban desnudos, pero no sentían vergüenza uno del otro

Al principio el ser humano estaba en armonía: con Dios, con el resto de los seres y entre ellos. Su naturaleza era buena y completa. Por ello su desnudes, su propia realidad, era buena y no entraba en su lenguaje, ni en sus sentimientos, la vergüenza.

Esa armonía, esa bondad natural, se rompió por efecto del pecado. Pero mantenemos ese sello de la creación que hemos recibido de manos de Dios. Nuestra desnudez, la verdad de nuestro ser, no debe avergonzarnos: somos de Dios y somos buenos.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *