Deseos

21 de octubre
Miércoles XXIX
Rm 6, 12-18 No seáis súbditos de los deseos del cuerpo

Que no me dominen estos deseos. Que no me esclavicen. Que no me atrapen compulsivamente. Que no tengan rienda suelta en mi imaginación. Que no me enreden. Que no me separen de Ti, Señor. Por eso necesito bien conocerlos y ofrecértelos, implorando tu ayuda. Líbrame del mal, de mi propio mal Señor.

10.21

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *