Descuidado

17 de septiembre
Jueves XXIV

1 Tm 4, 12-16 No descuides el don que posees

Conciencia de mi fragilidad tan absoluta, pues me colmas de dones y los dejo caer de mis manos, descuidadamente, sin atención. Tremenda condición envuelta en el pecado, en la desatención, en….Una vez más me permites, como a la mujer pecadora, regarte los pies con mis lágrimas y ungirlos con perfume. Y me regalas el amarte mucho, pues mucho me perdonas.

09.17

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *