facebook twiter

De vivos

22 de noviembre
Sábado XXXIII

Lc 20, 27-40 No es Dios de muertos, sino de vivos

Vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mi; par mi la vida es Cristo, y una ganancia el morir; vivo sin vivir en mi, y tan alta vida espero, que muero porque no muero. Y para que no vivamos ya para nosotros mismos, sino para él, que por nosotros murió y resucitó, envió, Padre, como primicia al espíritu santo, a fin de santificar todas las cosas, llevando a plenitud su obra en el mundo.
Así es. Ahora mismo. En mí. En todo el universo.

11.22

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 22 Noviembre 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 3029 visitante(s)

1 comentario »

  1. Comment by Josefa.G, enviado el 22 Noviembre 2014 a las 15:41

    Ésta es la gran alegría del cristiano, nuestro Dios Vive por siempre.
    Con esa certeza intento de verte en todo lo que me rodea, y al mismo tiempo que te vean mis hermanos.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .