Dar el don

10 de junio
Martes X

1 R 17, 7-16  Vete a Sarepta, yo mandaré a una viuda que te de comida

No tiene nada más que un puñado de harina y un poco de aceite en la alcuza. Hará un pan para ella y para su hijo y luego morirán, sin nada más. Pero se abre a la necesidad del otro, de Elías, el enviado de Dios, y comparte. Y al compartir de lo poco que tiene recibe una lluvia de abundancia, y haces brillar tu luz sobre nosotros con la generosidad de la viuda, que se convierte en luz que alumbra nuestro egoísmo y nuestra falta de confianza en ti.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Dar el don”

  1. Compartir. Dar de lo que dispones, de lo que tienes, de lo que has recibido de Dios porque todo lo que tenemos lo hemos recibido de Él.
    Compartir lo que tenemos, aunque sea poco, con los demás, nos hace más ricos; lo poco se convierte en mucho, lo pequeño se hace grande.
    Señor, no me dejes ser egoísta, dejame compartir lo poco que tengo con los demás, mi dinero, mi tiempo, mi sonrisa, mi palabra… Solo de esa manera podrá ser rico mi interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *