Cuerpo

4 de junio
Jesucristo sumo y eterno sacerdote

Lc 22, 14-20 Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros

Me unes a tu entrega, Señor, cada día. Darse, desvivirse, partirse, entregarse para dar vida. Hacer participar a otros del caudal de manantial que brota de Dios y que riega la tierra y la enriquece sin medida. Tú, Señor, uniendo lo humano con lo divino. Adentrándome en esa unión suma, eterna, llena de plenitud.

0604

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *