Crecer III

6 de junio
Miércoles IX

Timoteo 1, 1-3.6-12 Cuando rezo de noche y de día

Así Pablo se entronca en ti, así reaviva el don que le has dado, así crece su ser apóstol, así se derrumba entregado a ti sin reservas, sin temores, sin guardar nada para sí mismo. Rezando de día y de noche. Estar contigo en todo momento. Pronunciar tu nombre con el corazón, cada vez que respiro: Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mi.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Crecer III”

  1. A ti levanto mis ojos, a ti que eres transparente, claro como la luz y denso como la miel

  2. ¡¡Me encanta ésta carta de Pablo!!
    Me deja muy claro el poder y necesidad de orar siempre.
    Para mi es importante, me reconforta y me ayuda a ver las cosas del día a día bajo otro prisma.
    También es una necesidad vital, he comprobado que cuando me falta la Oración, estoy vacía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *