Corazón pesado

17 de febrero
Martes VI

Gn 6m 5-8, 7, 1-5 Le pesó el corazón

Te pesó el corazón, Señor, cuando viste que seguía creciendo la maldad del hombre sobre la tierra. Tú, que habían creado todo bueno, ves como la obra de tus manos se aleja de ti. Llega el diluvio, salvas el germen de la humanidad en el arca, purificas la creación, renace…y hoy en día, ¿no te pesa el corazón al vernos tan separados de ti? Te pesa el corazón y envías el diluvio de tu misericordia. En tu Hijo nos sigues ofreciendo la salvación.

0217

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Corazón pesado”

  1. Enmedio de este mar tempestuoso en el que vivimos, nos conduces en tu barca, la Iglesia, hacia el puerto de tu salvación. Tú eres la roca que nos salva, la luz que nos ilumina, la mano que nos protege y el techo que nos cobija. Te damos gracias Señor.

  2. Una y otra vez nos tiendes tu mano y perdonas, bendita la culpa que tuvo tan Gran Redentor, gracias Señor por llamarme a subir a la barca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *