Corazón duro

13 de enero
Jueves I

Hb 3, 7-14 No endurezcáis el corazón

Escuchar tu voz debe hacer que nuestro corazón se vuelva un corazón de carne, en vez de un corazón de piedra. Tu voz, tu Palabra, que nos llama a salir de nuestro propio querer e interés para seguirte. Tu voz que nos invita a entregar nuestra vida por amor, a abandonar  los egoísmos de todo género que anidan en nuestro corazón, petrificándolo. Ayúdanos, Señor.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Corazón duro”

  1. Señor, empapa mi corazón con tu Palabra,. Borra todo rencor, soberbia y mis faltas de humildad.
    Sin tu ayuda no se avanza.¡¡Ablanda mi corazón Señor!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *