Convertirse

9 de octubre
Martes XXVII

Jonás 3, 1-10 Que se convierta cada cual de su mala vida

Tras la predicación de Jonás el rey de Nínive se da cuenta de su pecado y desea cambiar. Con él toda la población se arrepiente, ayuna y hace penitencia, se vuelva Dios. No tenemos a Jonás, tenemos al mismo Jesús, Hijo de Dios, proclamando el año de gracia, el Reino de Dios entre nosotros, invitando a la conversión y a creer en el evangelio. ¿Qué respondo? ¿Qué estoy dispuesto a cambiar, hoy, de mi vida?

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *