Conversión

20 de febrero
Miércoles I de cuaresma

Jonás 3, 1-10 Y vio Dios sus obras, y su conversión de la mala vida

Con toda seguridad, Señor, mis obras no acompañan a mis deseos de conversión. Por lo tanto no mires mis obas sino mis deseos, esos mismos deseos que tú pones en mi corazón, y con tu gracia vete conduciéndome hacia la conversión verdadera. Que acepte mi ser pecador, que me abra a la gran dicha de tu misericordia, por tu bondad, por tu lealtad, lava del todo mi delito. Del todo, sin reservas, sin fisuras, sin dejarme nada para mí. Que así sea.

eva-by-irina-ionesco

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

4 opiniones en “Conversión”

  1. Que mis obras, sean consecuente con lo que Tú me pides.
    Que cada día me deje purificar, y vaya convirtiendo mi corazón a Ti.
    Que no ponga obstáculos, a la Gracias recibida de tu Divina Misericordia.

  2. Cúbreme la espalda Señor, que temo la conversión.
    No sé cuánto durará…¡Oh!, mi Dios, confío en TÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *