Contemplar I

29 de diciembre
Octava de Navidad

1 Jn 2, 3-11 Quien guarda su palabra ciertamente el amor de Dios ha llegado a su plenitud

Guardar tu Palabra, Señor, es acogerte. Tu Palabra se hace carne y pone su tienda entre nosotros. Guardar tu Palabra, escucharla, encarnarla, como hizo María, es ser llamados a la plenitud que nos ofreces. Tú nos ofreces esta plenitud cada día, tu palabra viene a nosotros cotidianamente. Que la guardemos. Porque en ello conocemos que estamos en Ti. Y si estamos en Ti debemos vivir como tú viviste: dando la vida por amor.

12.29

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Contemplar I”

  1. Ahora, Señor, puedes dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación ¡¡ Gran fe la de Simeón!!
    También nosotros, que somos el Santuario de Dios en el que su Espíritu habita ( 1Cor 3,16),
    Debemos glorificar a Dios por haberse echo hombre como nosotros y traernos la salvación.

    Un abrazo Josefa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *