Consuelo permanente

7 de noviembre
Domingo XXXII
2 Tes 2, 16-3, 5 Nos ha amado tanto y nos ha regalado un consuelo permanente

Tú, Señor, eres el que nos ha amado tanto, dando tu vida por nuestra salvación, ofreciéndote por amor. Tú nos has regalado un consuelo permanente, tu cercanía, tu hacerte hombre y caminar por los caminos de nuestra historia, tu estar presente en la eucaristía, tu ofrecernos tu Palabra; tú nos hs regalado la gran esperanza de sabernos redimidos por ti.  Que  esta verdad nos consuele internamente y nos de fuerza para toda clase de obras buenas.

En España, ayer y hoy, el consuelo del Papa Benedicto XVI, peregrino de fe.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *